Una vez estaba un vendedor diciendo:
-¡Pastillas para la felicidad!
Un señor las compra y dice:
-¡Pero si estas son aspirinas!
Y el vendedor le dice:
-Pero si me las compra, me hace muy feliz a mí.