Llega un niño muy contento a su casa y le dice a su papá:
-¡Papá, papá, engañé al chófer del bus!
El papá le responde muy emocionado por la trampa de su hijo y le pregunta:
-¿Cómo, hijo?
El muchacho le responde:
-Le pagué y no me subí.