Está un niño llorando en la calle, y pasa un señor que le pregunta:
-¿Niño, por qué lloras?
Y el niño le responde:
-Es que mi tío me pegó.
-¿Y por qué te pegó?-, le pregunta el señor.
-Es que estaba haciendo lo mismo que usted está haciendo ahora, metiéndome en lo que no me importa.